PÉRDIDA MUSCULAR EN EL ADULTO MAYOR

 

 

Por el Dr. Mercola

En promedio, la masa muscular está a su máximo nivel hasta principios de los años 40s. Después de esto, su masa muscular comenzará a reducirse gradualmente y con el tiempo, esto produce cambios en su movilidad, fuerza y capacidad para vivir de forma independiente.

La pérdida de masa muscular tiene implicaciones que van más allá de la función física, ya que la pérdida de masa muscular también puede provocar un deterioro en general en la función metabólica.

Muchas personas no saben que mantener en óptimas condiciones su masa muscular desempeña un papel muy importante en la función metabólica y hormonal, lo que a su vez también influye en su riesgo de obesidaddiabetes y enfermedades cardíacas.

Si ignora la pérdida muscular, puede progresar fácilmente en una crisis de salud caracterizada no sólo por la pérdida de la fuerza, sino también por un envejecimiento acelerado y un mayor riesgo de enfermedades crónicas.

Si la intervención oportuna, puede perder un promedio de 7 libras (3.175 kilos) de músculo por década.1 Otra investigación encontró que, después de los 50 años de edad, se pierde de 1.5 a 5% de fuerza al año.2 Sin embargo, lo que están revelando las investigaciones es que ese tipo de pérdidas pueden evitarse.

“Sin lugar a dudas, el ejercicio es la intervención más poderosa para tratar la pérdida muscular, ya sea que ocurra en el contexto de una edad avanzada o por una enfermedad crónica o aguda”, dijo Nathan K. LeBrasseur Ph.D., un investigador en aspectos moleculares de la resistencia y el ejercicio en la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.3

El Entrenamiento en Intervalos de Alta Intensidad Funciona Mejor para los Músculos de Personas de Edad Avanzada

En un estudio realizado por investigadores de la Clínica Mayo, se compararon tres tipos de ejercicio y un grupo de control para determinar qué tipo de ejercicio funciona mejor que los demás para proteger de los cambios musculares relacionados con la edad.4Hubo un claro ganador.

El estudio involucró a 72 personas sedentarias de 30 años de edad o más jóvenes o bien, de 64 años de edad en adelante.

Los participantes del estudio fueron divididos en tres grupos un entrenamiento en intervalos de alta intensidad (HIIT por sus siglas en inglés) en bicicletas estáticas, entrenamiento de resistencia vigoroso o una combinación de los ejercicios (bicicleta estacionaria a un ritmo moderado combinado con levantamiento de peso ligero).

Todos los participantes experimentaron mejoras en la masa muscular magra y la sensibilidad a la insulina y el grupo de entrenamiento de resistencia tuvo un aumento de masa muscular y fuerza.

Entre el grupo del HIIT, se observaron mejoras en la resistencia. Sin embargo, también se observaron diferencias notables cuando se realizó una biopsia en las células musculares en donde se observaron cambios en los genes.

Entre los participantes más jóvenes, el grupo del HIIT tuvo cambios en 274 genes, en comparación con los 170 genes del grupo de una combinación de ejercicio y 74 genes en el grupo de ejercicios de resistencia. Los cambios entre las personas de edad avanzada fueron aún más notables. Como lo reportó The New York Times:5

Entre el cohorte de edad avanzada, casi 400 genes comenzaron a trabajar de forma diferente, esto en comparación con los 33 del grupo de resistencia y sólo 19 del grupo de ejercicio moderado.

Se cree que muchos de estos genes afectados, especialmente los de las células de los participantes que realizaron ejercicios en intervalos, influyen en la capacidad de la mitocondria para producir energía para las células musculares; los participantes que realizaron el entrenamiento en intervalos mostraron mejoras en el número y en la salud de sus mitocondrias – un impacto que fue particularmente pronunciado entre los ciclistas de edad avanzada”.

HIIT Mejoró el Deterioro Relacionado con la Edad en las Mitocondrias Musculares

Sus músculos esqueléticos reciben energía de sus mitocondrias – la fuente de energía de sus células, responsables del uso  de energía para todas las funciones metabólicas.

En promedio, las mitocondrias constituyen del 1 a 2% del volumen de su músculo esquelético, pero esto por lo general es suficiente para proporcionar la energía necesaria para sus movimientos diarios.

Sus mitocondrias tienen una serie de cadenas transportadoras de electrones a través de las cuales pasan los electrones de la forma reducida de los alimentos que consume para combinarlos con el oxígeno del aire que respira, lo que finalmente forma agua.

Este proceso ayuda a mover los protones a través de la membrana mitocondrial, lo que recarga el ATP (trifosfato de adenosina) del ADP (difosfato de adenosina). El ATP es el portador de energía de su cuerpo.

Sin embargo, tal y como lo señalaron los investigadores, el deterioro mitocondrial relacionado con la edad está estrechamente vinculado con una menor capacidad cardiorrespiratoria y la reducción de la producción de ATP mitocondrial en reposo podría estar relacionada en el desarrollo de resistencia en la insulina a medida que envejece.6

El ejercicio promueve la salud de las mitocondrias, ya que las hace trabajar más duro.

Uno de los efectos secundarios de que las mitocondrias trabajen más duro es que producen especies reactivas del oxígeno o radicales libres, que actúan como moléculas de señalización. Una de las funciones de esta señal es producir más mitocondrias.

Así que cuando se ejercita, su cuerpo responderá creando más mitocondrias para poder cumplir con el aumento de requisitos de energía. El envejecimiento es inevitable. Pero la edad biológica puede ser completamente diferente a la edad cronológica y sus mitocondrias tienen mucho que ver con el envejecimiento biológico.

“El HIIT supervisado parece ser una recomendación eficaz para mejorar los parámetros de salud cardio-metabólicos  en los adultos de edad avanzada”, concluyeron los investigadores.7 Como lo señalo The New York Times:8

Parece como si el deterioro en la salud celular de los músculo,  relacionado con la edad se “corrigió” con el ejercicio, especialmente si fue ejercicio intenso, dice el Dr. Sreekumaran Nair, profesor de medicina, endocrinólogo en la Clínica Mayo y autor del estudio”.

Fuente: http://ejercicios.mercola.com/sitios/ejercicios/archivo/2017/05/05/ejercicio-para-perdida-muscular-relacionada-con-la-edad.aspx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *