¿QUÉ ES LA ESPASTICIDAD?

Introducción

Esta revisión describe la  evaluación y el tratamiento de la espasticidad en adultos.

La espasticidad es un trastorno común que afecta a las personas con enfermedades neurológicas prolongadas como el ictus, la esclerosis múltiple y las lesiones traumáticas cerebrales y de la médula espinal. Una revisión sistemática de 24 estudios sobre la epidemiología de la espasticidad de las piernas reportó una prevalencia del 28 al 38% en los pacientes con accidente cerebrovascular; 41-66% en los enfermos de esclerosis múltiple y 13% en los que han sufrido una lesión cerebral traumática.

La espasticidad varía desde un signo neurológico sutil hasta un aumento marcado del tono muscular, causando la inmovilidad de las articulaciones. El trastorno se asocia con varias complicaciones: caídas, dolor, úlceras por presión, infecciones y contracturas, aunque no está claro si estas complicaciones son causadas por la espasticidad o si coexisten en forma independiente.

La espasticidad aumenta las necesidades de atención del paciente y la utilización de los recursos sanitarios  mientras que los cuidadores de los pacientes con espasticidad están más propensos a experimentar ansiedad y depresión.

Algunos pacientes pueden hacer uso de su espasticidad para sentarse, estar de pie, caminar o trasladarse de un sitio a otro. El manejo de la espasticidad requiere un enfoque equilibrado,  sopesando los beneficios del tratamiento frente a la utilidad de la espasticidad. Las intervenciones terapéuticas actuales carecen de una base práctica sólida, y las guías a menudo dependen de las recomendaciones de los especialistas.


¿Qué es la espasticidad? 

La espasticidad ha sido definida como “la alteración del control sensitivomotor resultante de la lesión de una neurona motora superior (NMS), que se presenta como la activación involuntaria intermitente o sostenida de los músculos.”

El síndrome de la NMS puede estar asociado a otros signos clínicos: los aspectos positivos incluyen la hiperreflexia tendinosa, la libración de los reflejos y el reflejo plantar en flexión; las características negativas incluyen la debilidad motora, la lentitud de  los movimientos, la pérdida de la de la destreza y del control motor selectivo.

Las lesiones que afectan la corteza motora frontal y sus conexiones provocan el aumento la excitabilidad de las neuronas medulares motoras, y un umbral más bajo para la respuesta a estímulos como el estiramiento. La hiperactividad de las neuronas motoras espinales da como resultado la espasticidad.

En la espasticidad, el tono muscular elevado afecta de manera característica los grupos musculares antigravitación

¿Cuáles son las características clínicas de la espasticidad? 

En la espasticidad, el tono muscular elevado afecta de manera característica los grupos musculares antigravitación. En los brazos, el tono está generalmente elevado en los aductores de los hombros; los flexores de los codos, las muñecas y los dedos; y los pronadores del antebrazo. La flexión excesiva de los dedos y la aducción de los pulgares da como resultado la característica deformidad del “puño cerrado con “el pulgar en palma”.

En las piernas, la hipertonía debida a la espasticidad es particularmente prominente en los aductores de las caderas, los flexores de las rodillas y los flexores plantares e inversores del tobillo. Otra característica de la espasticidad es la hiperextensión del dedo gordo del pie como resultado de la hipertonía persistente del extensor largo del dedo gordo, y los pacientes pueden reportar dificultades para el uso del calzado.

La hipertonía muscular asociada a la espasticidad varía con la velocidad del movimiento─ es decir, más rápido es el estiramiento, mayor es la resistencia. La resistencia se siente como un agarrotamiento después de unos pocos grados de movimiento. Esta espasticidad luego se acumula a medida que el movimiento continúa y la espasticidad  reaparece súbitamente. Este “fenómeno en navaja” es evidente durante la primera etapa de la espasticidad. Otras características clínicas de la espasticidad son el clonus, los espasmos, la distonía espástica, acompañada de contracciones espasmódicas.

 

Fuente: http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=84985

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *